¿Te han abordado estos pensamientos alguna vez?:

  • Tengo miedo a enfrentarme a esta situación
  • Siento miedo cuando aparecen nuevos retos o situaciones desconocidas
  • Me atemoriza hacer determinadas cosas que otras personas de mi entorno ven cómo normales
  • Lo paso muy mal cuando tengo que enfrentarme a algo que me da mucho miedo.
  • Al final evito hacer muchas cosas porque me dan miedo.
  • Vivo pensando constantemente en aquello que me da miedo y me agobio mucho…

Y así podríamos estar durante un largo rato, ¿te suena?

Claro, eres un ser humano que afortunadamente siente y dentro de esas emociones está el miedo.

En artículos anteriores hemos hablado sobre el miedo, si quieres conocer un poquito más hazlo pinchando en Ganar seguridad en uno mismo. Enfrentarnos al miedo.

La realidad es que como ya hemos dicho sentir miedo es normal, pero el conflicto llega cuando no sabemos cómo gestionar ese miedo.

El miedo es una respuesta primitiva en el ser humano ante un posible peligro, ya sea real o imaginario, esto significa que nos acompaña desde hace mucho tiempo y su respuesta no siempre podemos controlarla, más bien podemos aprender a gestionar lo que hacemos cuando aparece el miedo incluso observar si es realmente un miedo real o por el contrario es irracional.

Uno de los mayores problemas aparece cuando ante el miedo NO HACEMOS ABSOLUTAMENTE NADA.

Si existe una situación que me provoca miedo pero que se que tarde o temprano tendré que afrontar, el evitarla y no enfrentarme lo único que conseguirá será que mi miedo aumente llegando a bloquearme.

En muchos casos cuando una persona acude a consulta con niveles de ansiedad muy elevados, tras la evaluación se detecta que existe un patrón de evitación ante la situación temida.

Por ejemplo: muchas personas tienen que hacerse pruebas rutinarias para descartar un posible cáncer de mama o de próstata pero tienen miedo de si en esas pruebas aparece algún tumor. Si lo que queremos es evitar, prevenir o tratar esa enfermedad lo esperable es que la persona se enfrente a acudir al médico. El problema es que muchos cuando aparece el miedo NO ACTÚAN, tratan de evitar el malestar no afrontando la situación temida.

La realidad es que esto es justo lo que mantiene o aumenta nuestro miedo.

en madrid psicologos

Si lo que deseas es que el miedo que sientes desaparezca TIENES QUE ENFRENTAR LA SITUACIÓN QUE TE DA MIEDO.

Lógicamente si tu miedo es a que un animal salvaje te ataque lo más inteligente será que escapes de esa situación, pero en nuestro día a día, ¿con cuantos leones nos encontramos en el trabajo o en casa? ciertamente con ninguno.

Nuestros miedos suelen ser a situaciones poco peligrosas e incluso inexistentes.

Si quieres que el miedo desaparezca necesitas enfrentarte a ello. 

Al principio lo que ocurrirá será que sentirás probablemente cierto malestar, pero a medida que permanezcas en esa situación durante más tiempo o repitas esa acción durante varias veces el miedo irá desapareciendo hasta resultar tolerable o nulo.

A esto le llamaos principio de habituación. Nuestro cuerpo se habitúa a la sensación de malestar llegando a percibirla como inofensiva, y de este modo podemos afrontar situaciones desde la calma, que sin duda alguna nos harán buscar las mejores estrategias para solucionarlas y por ello aumentará la probabilidad e éxito.

Seguro que sabes de lo que hablo, incluso lo has experimentado, o nunca has pensado “Si no era para tanto” después de enfrentarte a algo que tanto miedo te daba.

Si quieres sentirte libre ENFRÉNTATE A TUS MIEDOS.