Efectos emocionales ante la ruptura de pareja

como superar una rupturaSuperar una ruptura de pareja es tarea obligatoria para prácticamente todos en algún momento de nuestra vida. La probabilidad de vivir un momento de este tipo es muy alta.

Un ruptura es dolorosa puesto que existen muchas pérdidas alrededor de la relación y por ello vivimos diferentes duelos, no solo es la pérdida de esa persona en nuestra vida sino otros muchos factores: objetivos compartidos, planes de futuro, actividades juntos que no se llevarán a cabo, ilusiones, convivencia, familia…

En la ruptura hay dos personas implicadas: el dejado y el dejador. El romper puede generar un gran impacto para tanto el “dejador” como para el “dejado”, de distinta forma, pero si efectos emocionales para ambos.

En algunos casos es de mutuo acuerdo pero en muchas ocasiones por deseo de sólo uno de los dos.

Pasaremos por diversos estados: frustración, engaño, incomprensión, impotencia, injusticia, enfado…

 

 

Pero, ¿cómo puedo superar una ruptura?

1. Conocer el proceso emocional de la ruptura:

 

Fases por las que pasará el dejador:

 

– Lo primero de todo dudas sobre si romper o no la relación, sobre si esa decisión hará daño al otro o sobre si se arrepentirá de la decisión tomada y sobre su futuro. Esto hará más lenta la toma de decisiones..

– Después asumirá la decisión y materializará la ruptura. Si has tomado la decisión hazlo cuanto antes es lo más honesto en cuanto a tu pareja, puesto que ésta podrá  generar estrategias de adaptación a su nueva situación. Si el dejador teme, alargará el proceso con peores consecuencias sobre su el dejado.

Algo que mantiene el sufrimiento ante una ruptura tanto para el dejador como para el dejado es creer que hay vuelta atrás, que existe opción de reconciliación pese a haber meditado la toma de decisiones y habiendo concluido que queremos separarnos. Esto nos llevará a buscar de manera obsesiva aquellas certezas que puedan confirmar que existe posibilidad de reconciliación.

Fases por las que pasará el dejado:

  1. Buscará certezas sobre si hay vuelta atrás en la decisión tomada por el otro.
  2. Buscará causas por las que considera que el otro pudo tomar la decisión.
  3. Pendulará entre amor/odio según momentos.
  4. Aceptación de que es posible no volver, pero con “puerta abierta” a una posible reconciliación futura.
  5. Si se diera acercamiento, se quedara con el ex, en un principio habría alivio y calma pero posteriormente pasaremos por una fase de indignación. La persona comienza a darse cuenta del daño recibido y puede llegar a sentir sentimientos de venganza en algunos casos. En este momento el dejado pude llevar a cabo la puesta de límites frente al dejador.
  6. Enfado y decepción
  7. Aceptación y superación

Como ves, es un proceso y sigue unas fases. Algo que desde luego enlentecerá que sea de manera natural es que te resistas a ellas. Separarnos es un proceso y duele.

2. Hazle frente a una nueva realidad y admitir el fin de la relación:

Dejamos de ser NOSOTROS para asumir el YO. Es importante comprender que nunca hemos dejado de serlo, pero que hemos posiblemente dejado en un segundo plano nuestra individualidad.

En este momento nos sentimos muy tristes, porque estamos viviendo por ese duelo ante la pérdida, no solo de la persona que venía acompañándonos sino también porque surge la pérdida de actividades que realizábamos en compañía, un proyecto de vida juntos, un ideal de vida… todo ello nos generará emociones de tristeza y otras desagradables. Es importante que te des permiso para sentir estas emociones. Si en algún momento sientes la necesidad de llorar o lo que necesites en ese momento, se consciente de que es absolutamente normal y por ello hazlo.

 3.  No te aísles:

Normalmente la tristeza nos lleva a un recogimiento y sentimos la necesidad de distanciarnos de los demás. En un momento determinado está bien e incluso necesario, pero trata de apoyarte en las personas de tu entorno. Elige primero aquellas personas con las que sientas la libertad de poder hablar , llorar, sentirte libre para estar en silencio, pero ve retomando tus amistades. El apoyo social es muy importante. Somos animales sociales y necesitamos esa interacción. No te preocupes por si ellos se preocupan por ti, es normal, déjate mimar, déjate ayudar y sobretodo date cuenta de que ellos no están dentro del dolor por lo que siempre podrán darte una visión distinta de tu propia realidad.

 4. Centrarnos en el presente y futuro inmediato:

 

Ser realistas: dirigir la atención hacía las ocupaciones inmediatas y los nuevos proyectos. Se que a lo que tu mente te lleva de manera casi automática es a recordar los momentos vividos junto a esa persona y a rememorarlos una y otra vez. Pero es importante que comiences a centrarte en lo que a partir de ahora vas a construir y no sirve solo con pensarlo, es importante que comiences a hacerlo. Ahora puede ser un buen momento para que realices aquellas cosas que llevabas tiempo deseando hacer y no has hecho hasta el momento.

 

Piensa en actividades que sean placenteras para ti, quizá aprender algo nuevo, realizar algo que con tu pareja no podías hacer porque no le gustaba y eso te cohibía, o simplemente por tiempo.

 

Planifica, escribe una lista de nuevas actividades que quieras llevar a cabo y ponle fecha. Lo más difícil es dar el primer paso, pero para ello piensa que es algo bueno para ti y que una vez lo hagas tu estado de ánimo se verá muy beneficiado.

Cuando te levantes por la mañana y creas que es un día horrible, párate y piensa qué harás por ti hoy, que actividad placentera llevarás a cabo. Hazte cargo.

 5. Protégete de aquellos comportamientos que te hagan daño:

 

Esto es difícil, pero lo haces por ti, para ti y porque vas a empezar a cuidar de ti mismo dándote lo mejor.

Hay comportamientos que mantienen el enganche emocional. Esto quizá es el lazo más difícil de romper con nuestra pareja.

  • Evita situaciones dolorosas, al menos por un tiempo: mirar el whastapp, mandarle mensajes por el móvil, comunicarnos por correo, usas redes sociales… Todo ello va a hacerte un daño fuerte, a corto plazo sentirás un ligero alivio al saber de esa persona, pero en cuanto ese alivio se vaya comenzarás a sentirte muy mal. Ser detective de nuestra expareja no te ayudará a superar la ruptura. Recuerda: lo haces por ti.
  • También dile a los amigos que tengáis en común que eviten hablarte de esa persona. Esa información no te servirá para nada positivo. Diles que eso ahora mismo no te aporta nada, que intenten respetarte en esa decisión. Lo hacen con la mejor de sus intenciones pero solo te hará sufrir. Diles que agradeces el interés que se toman en ti pero que le ruegas que no te cuente nada a partir de ahora.
  • Si hay lugares donde crees que puedes encontrártelo y esa situación es desagradable, evítalas también por un tiempo. Al menos hasta que te sientas fuerte.
  • Trata de no hablar a todas horas de la ruptura. Comienza a iniciar nuevas conversaciones.
  •  No le pidas a partir de ayuda a tu ex consejos o ayuda. Antes lo hacías y él o ella te ayudaba pero ahora estás fomentando tu independencia y hacer eso te lo pondrá muy difícil. Pídele ayuda a familiares o amigos o incluso búscala en nuevos profesionales.
  • No te ates a los objetos y recuerdos de tu ex. Ahora le verás por todas partes, en cada objeto. Es momento de decidir de qué te desharás, créeme que puedes hacerlo: fotos, regalos que ya no tienen utilidad para ti. No los necesitas en esta nueva y maravillosa etapa que está por venir.

 6. Cuida tu autoestima:

  • Cambia la autocrítica por piropos a ti mismo.
  • Reconoce tus logros y apúntalos en una lista de cosas positivas. No tienen que ser grandiosidades.
  • Toma conciencia de aquello en lo que si te va bien. Cuando vivimos situaciones de este tipo generamos un filtro mental.
  • Cuida de ti: dúchate, arréglate, cómprate ropa, mírate en el espejo, mírate a los ojos frente al espejo. Recuerda quien eres. Eres un ser individual que merece que le ames por encima de todo.

7. Cuida la forma en la que hablas:

No todo lo que pensamos es real y en estos momentos podemos llegar a ser muy crueles con nosotros mismo: Eres un fracaso, no sirves ni para tener pareja… No te lo creas, cuestiónalos.

8. Aprende a relajarte.

Cuando vivimos este tipo de situaciones el estrés se apodera de nosotros. Aparece el insomnio y las preocupaciones en bucle.

Puede ser un buen momento para practicar yoga, meditación, ejercicio físico, mindfulness o atención plena en el momento presente, baños calientes… EN PRÓXIMOS VIDEOS TE ENSEÑARÉ DISTINTAS ESTRATEGIAS.

9. Ojo con la culpa:

Si la culpa nos ayuda a evitar errores  en un futuro, a causar daño en los demás y por ello repararlo entonces es saludable. Pero hay una culpa insana, de autocrítica, reproches, autodesprecio que nos lleva al lamento y bloqueo.

Tú también puedes cometer errores y es importante que aprendas a perdonarte.

Cambia culpa por responsabilidad. La primera se centra en el pasado y en el bloqueo, la segunda en el presente y la acción

9. No dediques más tiempo de tu vida a odiar a tu ex pareja :

Sé que puedes pensar que es imposible o que te ves incapaz o que no hay una sola razón para hacerlo. Este paso es clave, de verdad. Le ayudará a tu corazón y a tu alma a sanar.

la rabia, la venganza y el odio son malas compañeras de viaje.

El resentimiento o deseos de venganza es como si tuviera un botecito de veneno y te lo tomaras esperando que el otro muriera. Al otro esas emociones no le hacen daño, tú eres el perjudicado.

Si puedes, cada día, imaginale y repítete: te perdono por todo el daño que me has hecho. Inhala, exhala y suelta.

 

Recuerda:

 

– Puedes ser feliz con o sin esa persona.

– Eres un ser completo.

– Tienes la capacidad de amar a muchas personas.